demasiados coches

El coche es uno de los grandes inventos del siglo pasado. Que tantas personas puedan acceder tan fácilmente a una máquina tan poderosa y sofisticada es un gran logro de la humanidad. Sin embargo hemos hecho un mal uso de esa creación, de forma que ha acabado siendo un objeto que restringe la libertad de las personas.

Un coche pesa más de un tonelada y lo usamos cotidianamente para desplazar a una persona de 100 kilos como mucho. Es desproporcionado e ineficiente. Podemos mejorar la eficiencia de sus motores y experimentar con combustibles más eficientes, pero al fin y al cabo estamos desplazando una masa como poco 10 veces mayor que la que de hecho necesitamos desplazar.

Además de pesar mucho los coches ocupan mucho. Un coche parado ocupa un espacio considerable, pero además son unas bestias rígidas que necesitan mucho espacio para maniobrar. De forma que para que sus movimientos sean ágiles o solo posibles las ciudades deben construirse a su medida. Así llegamos a casos como el de Madrid, donde la mayoría del espacio público está dedicado al tráfico rodado.

Son unas máquinas pesadas y rápidas que comparten el espacio público con las frágiles y lentas personas. Así ocurre que a menudo colisionan, coche con coche o con persona. Los accidentes de tráfico son la principal causa de mortandad entre personas jóvenes y los peatones son los que se llevan la peor parte (mapfre seguridad vial). Supongo que la cifra de muertos y heridos es poco significativa comparada a la de personas que comparten el espacio público, pero todos los que deambulamos por la ciudad nos vemos constantemente bajo la amenaza de un atropello. Tengo un niño de año y medio cuya gran afición es correr. Lo hace despendolado, porque es muy pequeño y es lo que tiene que hacer. Ello me obliga a tenerle siempre lo más amarrado posible, carrito, mochila o de la mano firmemente sujeto. Y lo peor, me obliga a explicarle que no debe correr. ¿No debe correr en la calle un niño que está aprendiendo a correr? Pues no, no puede, se juega la vida.

Que un niño pequeño no pueda disfrutar del espacio público sin arriesgar su vida es injusto y es imbécil, nos hemos equivocado, hemos convertido una pieza de ingeniería fabulosa en una carga para la sociedad. Hay que repensar el espacio que compartimos en las ciudades.

baby typist

He hecho una pequeña aplicación para que mi hijo pueda juguetear con el ordenador. A él le encanta aporrear el teclado y mirar fijamente a la pantalla, en eso coincidimos.

Ese aporreo produce resultados bastante aburridos y a veces hasta dañinos. Si te pones a teclear a voleo no es imposible que borres algo, así que le he hecho este programita que ocupa toda la pantalla y captura todas las pulsaciones de teclado. Para la mayoría de las teclas responde mostrando el valor de esa tecla por pantalla, para algunas muestra una palabra, por ejemplo la m muestra mamá.

La aplicación se puede descargar aquí y sólo necesita tener java instalado. Para pararla tendrás que hacer ALT+F4 en Linux y Windows o COMMAND+Q en Mac.

La aplicación está basada en otra llamada bambini. El problema con esta es que si dejabas una tecla pulsada iba actualizando a toda velocidad la pantalla con unas combinaciones de colores lisérgicas. Casi me da un ataque de epilepsia. Por cierto, una vez bambini se quedó colgada y la maté a través del terminal. Me sentí como Herodes al ejecutar

$ killall bambini

featuritis

KISS es un principio de diseño, acrónimo de keep it simple, stupid. Según la wikipedia el principio KISS afirma que la simplicidad debe ser un objetivo del diseño y que se debe evitar la complejidad innecesaria. Es frecuente oirlo en informática, menos frecuente verlo aplicado.

Cuando se pide a un programador que añada algo a un sistema (web, aplicación, …) generalmente quien lo pide evalúa el esfuerzo de desarrollo, algo así como “costará dos semanas”. Pero rara vez tiene en cuenta el lastre que ese añadido tiene sobre el sistema en que se está insertando. Está convirtiendo a ese sistema en más complejo: más difícil de mantener y de probar, más probabilidad de sufrir fallos en el futuro.

La featuritis es lo contrario a KISS. Añadir funcionalidad (features) a un sistema hasta volverlo excesivamente complicado.

Acabo de terminar la lectura de the mythical man-month. Un libro sobre gestión de grandes proyectos informáticos, escrito por Frederick Brooks en 1975 y con muchas de sus ideas aún vigentes. Abre el libro con la afirmación de que un programa exige nueve veces más esfuerzo si está desarrollado como parte de un sistema que si está desarrollado de forma independiente. Brooks incluye en ese sobre esfuerzo la documentación, el testing, etcétera. Yo pienso que el principal coste proviene de la integración. Cuanto mayor es un sistema más puntos de integración y más posibles piezas pueden verse alteradas a introducir una nueva. Asimismo mayor número de personas han contribuido con lo que es más difícil tener una idea global del sistema y su estructura interna.

Si le vas a pedir a un informático que añada algo, piensa que lo estás haciendo más complicado de mantener y que estás haciendo que los futuros desarrollos sean más costosos. Por otro lado es posible que tus usuarios también prefieran un sitio con poca funcionalidad bien diseñada y bien ensamblada.

connexion

Estoy muy ilusionado por asistir al nacimiento de connexion, un juego en cuyo desarrollo participo. Connexion es un juego para varios jugadores basado en el Risk que funciona en Facebook. Para jugar visita la página del juego en facebook e instálate la aplicación.

screenshot1

El juego bebe de las fuentes de dicewars y su versión online, kdice. Ambos son juegos excelentes, pero dicewars mantiene un huequecito en mi corazón, sigue siendo para mí el mejor juego flash de un solo jugador. En cuanto al multijugador, intentaremos que ese galardón lo lleve connexion.

El desarrollo del juego lo han hecho mis socios en Austin, quienes me temo que llevan unos días sin dormir para tenerlo todo listo a tiempo, pero seguro que están disfrutando tanto como yo de ver la cosa en marcha, poco a poco van llegando personas y sentarte a jugar con alguien a quien no conoces y ver que está disfrutando del juego es una gran satisfacción. Queda ahora por delante el reto de mejorar el juego y de mantener y hacer crecer esa comunidad.

Como la mayoría de los que leéis esto sois del gremio cuento por encima la tecnología que se ha usado. El juego en sí es un cliente flash, que habla con un backend python/django. Todo ello corre sobre Google AppEngine. De todas maneras en la parte técnica yo he tenido muy poco que ver, el crédito vaya para mis socios de Austin.

el plegador de cochecitos

Los padres somos esos hombres de mandíbula ancha que se sientan en un sillón de orejas en el salón de casa, leyendo un periódico grande y fumando. Nah, eso es anticuado, los padres del siglo XXI somos los que plegamos el cochecito.

Antes de que naciera Liam, de hecho, nosotros ya habíamos comprado el cochecito, que vino desmontado en un par de cajas y con un libro de instrucciones de decenas de páginas. Material perfecto para un aficionado a la tecnología. Después de un par de días de trasteo fui capaz de montar el cochecito en la configuración en la que íbamos a empezar a utilizarlo. Por supuesto no me conformé con eso, ese cochecito debería montarlo y desmontarlo con destreza en el futuro. De hecho, ¿por qué no ser el mejor plegador de cochecitos de mi parque?.

Ahora soy capaz de plegar y desplegar el cochecito con los ojos vendados en 36 segundos. Ahí queda eso.

picaflor, aeroplano

Después de meses de abandono he tocado un par de cosas en el silabeador. El sitio recibe sus 10 visitas diarias, que se duplican en momentos del año clave en el calendario escolar. Supongo que los niños recurren a internet para ayudarse con los deberes. O los padres, quien sabe.

picaflor1

La web muestra al usuario dos botones para que éste diga si el resultado es correcto o no. Mientras depuraba el programa me fue muy útil, luego la verdad es que no mucho. Sí había personas que me reportaban algunos silabeos como incorrectos, pero sencillamente se equivocaban, el programa lo hacía bien.

Así hasta el pasado lunes, 25 de octubre, cuando una persona desde Venezuela intentó 87 palabras distintas. De ellas reportó dos como incorrectas y esta vez resultó que eran de verdad incorrectas: picaflor y aeroplano. La ‘fl’ y la ‘pl’ se me habían atragantado. Ya he subido una versión que soluciona este problema. Gracias, anónimo silabeador venezolano.

nedflanderismo

La web se nos está plagando de nedflanderismos, o hablar a los usuarios como si fueran niños.

Lo que buscan los editores parece ser un tono cercano, pero conmigo lo que consiguen es que me sienta insultado. Además llenar el texto de diminutivos no ayuda a la legibilidad.