Haciendo el wii

El viernes pasado estuve con unos compas en un dorkbot. Aprovecho para dar la enhorabuena a la gente que lo organiza. Los dorkbots son unos encuentros hechos por amor al arte, todo buen rollo y en los que encima es fácil aprender de algo nuevo o conocer a alguien interesante.

El encuentro al que fui constaba de tres presentaciones, de las que una no se pudo celebrar por problemas con el proyector, un auténtico clásico del repertorio de posibles problemas en una presentación. Una pena porque tenía una pinta cojonuda. De las dos que vi, la que me había llevado a asistir fue la primera presentación, que utilizaba la Wii y en concreto el Wiimote para hacer maravillas varias. Corrió a cargo de Murphy Karamaku, aunque como él mismo nos contó, lo que hacía era poner en marcha los proyectos de un tal Johnny Lee, del que desde esa noche me confieso rendido admirador.

La siguiente presentación la hicieron un grupo de estudiantes de la Politécnica de Madrid, presentando un dispositivo a pedales que generaba energía suficiente para correr un portátil. Lo de dispositivo a pedales no es coña. El proyecto había ganado un concurso organizado por Intel y desde luego parecía bien planteado y desarrollado. Hicieron una demostración en la que pudimos ver (y oír) a uno de los miembros del equipo dándolo todo a los pedales.

Anuncios