baby typist

He hecho una pequeña aplicación para que mi hijo pueda juguetear con el ordenador. A él le encanta aporrear el teclado y mirar fijamente a la pantalla, en eso coincidimos.

Ese aporreo produce resultados bastante aburridos y a veces hasta dañinos. Si te pones a teclear a voleo no es imposible que borres algo, así que le he hecho este programita que ocupa toda la pantalla y captura todas las pulsaciones de teclado. Para la mayoría de las teclas responde mostrando el valor de esa tecla por pantalla, para algunas muestra una palabra, por ejemplo la m muestra mamá.

La aplicación se puede descargar aquí y sólo necesita tener java instalado. Para pararla tendrás que hacer ALT+F4 en Linux y Windows o COMMAND+Q en Mac.

La aplicación está basada en otra llamada bambini. El problema con esta es que si dejabas una tecla pulsada iba actualizando a toda velocidad la pantalla con unas combinaciones de colores lisérgicas. Casi me da un ataque de epilepsia. Por cierto, una vez bambini se quedó colgada y la maté a través del terminal. Me sentí como Herodes al ejecutar

$ killall bambini

Anuncios

el plegador de cochecitos

Los padres somos esos hombres de mandíbula ancha que se sientan en un sillón de orejas en el salón de casa, leyendo un periódico grande y fumando. Nah, eso es anticuado, los padres del siglo XXI somos los que plegamos el cochecito.

Antes de que naciera Liam, de hecho, nosotros ya habíamos comprado el cochecito, que vino desmontado en un par de cajas y con un libro de instrucciones de decenas de páginas. Material perfecto para un aficionado a la tecnología. Después de un par de días de trasteo fui capaz de montar el cochecito en la configuración en la que íbamos a empezar a utilizarlo. Por supuesto no me conformé con eso, ese cochecito debería montarlo y desmontarlo con destreza en el futuro. De hecho, ¿por qué no ser el mejor plegador de cochecitos de mi parque?.

Ahora soy capaz de plegar y desplegar el cochecito con los ojos vendados en 36 segundos. Ahí queda eso.

picaflor, aeroplano

Después de meses de abandono he tocado un par de cosas en el silabeador. El sitio recibe sus 10 visitas diarias, que se duplican en momentos del año clave en el calendario escolar. Supongo que los niños recurren a internet para ayudarse con los deberes. O los padres, quien sabe.

picaflor1

La web muestra al usuario dos botones para que éste diga si el resultado es correcto o no. Mientras depuraba el programa me fue muy útil, luego la verdad es que no mucho. Sí había personas que me reportaban algunos silabeos como incorrectos, pero sencillamente se equivocaban, el programa lo hacía bien.

Así hasta el pasado lunes, 25 de octubre, cuando una persona desde Venezuela intentó 87 palabras distintas. De ellas reportó dos como incorrectas y esta vez resultó que eran de verdad incorrectas: picaflor y aeroplano. La ‘fl’ y la ‘pl’ se me habían atragantado. Ya he subido una versión que soluciona este problema. Gracias, anónimo silabeador venezolano.

nedflanderismo

La web se nos está plagando de nedflanderismos, o hablar a los usuarios como si fueran niños.

Lo que buscan los editores parece ser un tono cercano, pero conmigo lo que consiguen es que me sienta insultado. Además llenar el texto de diminutivos no ayuda a la legibilidad.

tunea (cutrea) tu iphone

Mi iphone sufrió un accidente y la pantalla se rompió en mil pedazos. Milagrosamente seguía funcionando, pero con cachos de pantalla inexistentes. Lo que quedaba estaba todo rajado, haciéndose el manejo incómodo e incluso peligroso. Un desastre:

 

iphone-1

En este sencillo tutorial te vamos a mostrar como recuperar el teléfono e incluso hacerlo un poco más tuyo. Tienes que comprobar que la pantalla táctil sigue funcionando. Si la pantalla está rajada e incluso la faltan trozos pero sigue respondiendo, éste es tu tutorial. ¡Manos a la obra!

Materiales

  • Cinta de embalaje.
  • Una protectora de pantalla de iphone. En concreto ésta la vendían como protección anti-indiscretos, porque impide que se vea la pantalla si no la miras de frente. A nosotros eso nos da igual. Lo que queremos es no pasar nuestros dedos por la pantalla rajada.
  • Un iphone.

iphone-2

Herramientas

  • Un cutter.
  • Unas tijeras. En mi caso han sido de cocina, unas más finas seguro que vienen mejor.

 

iphone-3

Paso a paso

Paso 1

Pon la cubierta sobre la pantalla. Asegúrate que el lado pegajoso toque la pantalla, o lo que quede de ella.

iphone-4

Paso 2

Rodea la parte de arriba y la de abajo con cinta de embalar.

iphone-5

Rodéalo por los dos lados, sin miedo:

iphone-6

Paso 3

Recorta con las tijeras la parte sobrante.

iphone-7

Paso 4

Practica aberturas con el cutter allá donde el teléfono tiene sus orificios naturales:

iphone-8

¡Como nuevo! ;-P

gepo

El generador de poesías, bautizado imaginativamente como gepo, ya está en el aire. El propio gepo tiene una página explicativa, de forma que no me voy a explayar aquí. Sólo decir que de momento se pueden obtener pareados y sonetos generados al azar. Los resultados son, como era de prever, absolutamente caóticos. En el caso de los pareados alguno sale gracioso, pero los sonetos son un puro delirio.

La aplicación la he construido en grails, lo que me ha dado para pensar un poco acerca del desarrollo sobre esta plataforma, pero eso es harina de otro costal y merece un post aparte.

Espejos mecánicos

El Reina Sofía aloja estos días la exposición máquinas y almas, que según el texto introductorio “explora la convergencia ciencia-arte-tecnología”. Ahí queda eso. La exposición me ha encantado, el ámbito era muy amplio y había desde trabajos basados en redes sociales a experimentos con ferrofluidos.

Me ha llegado al alma el trabajo de Daniel Rozin. Sus espejos mecánicos son paneles de elementos que se adaptan para mostrar la imagen de los objetos que haya enfrente de la obra. Hasta aquí nada muy distinto de lo que haces al conectar tu webcam. Sin embargo el dispositivo que muestra la imagen es un ingenio mecánico cuyos píxeles son de un palmo de ancho, o incluso irregulares. No sé explicar el porqué, pero creo que Rozin ha entendido algo que la mayoría de los que trabajamos con tecnología sólo intuimos.